+34 91 005 92 36 comercial@esneca.lat
  • Português
  • 0 elementos

    El arte cerámico se usa desde hace miles de años, aunque actualmente es muy común encontrarse con estudios especializados en enseñar a hacer piezas con este material. Y es que, el proceso para hacer un objeto mediante cerámica es muy entretenido, pudiendo divertir a niños y a adultos. En el post de hoy, vamos a descubrir en qué consiste este procedimiento, desde cuándo existe y los diferentes estilos que se han ido dando con el paso de los años. Pero, si lo que buscas es un conocimiento avanzado y profesional en el sector artístico, entra e infórmate sobre la Maestría en Tasación de Obras de Arte, ¡no te arrepentirás!

    ¿Qué es el arte cerámico?

    Cuando hablamos del arte cerámico sabemos que es el proceso de elaboración de objetivos mediante arcilla cocida. La arcilla es un mineral que se compone por silicatos de aluminio hidratados o feldespatos. Su color puede variar dependiendo de sus impurezas, pero si encontramos arcilla de color blanca, estamos ante un mineral puro. Al cogerla entre tus manos, podrás comprobar que no es difícil darle forma a este material, aunque el proceso se complica si se desea un resultado bonito y que cumpla una función.

    Dependiendo del objeto que se quiera obtener, el tratamiento al que debe someterse el material varía. De hecho, la cerámica posee muchas cualidades que son de utilidad en variadas áreas de la industria: alfarería, decoración, construcción, etc. Además, este método ha ido evolucionando hasta descubrir la técnica del vidriado, la cual permite aún más aplicaciones. En la actualidad, el arte de la cerámica se emplea en:

    • Productos refractarios.
    • Cerámica sanitaria (diseño de bidés, inodoros, lavabos, etc.).
    • Decoración de vajilla.
    • Construcción de tuberías.
    • Aplicaciones tecnológicas.

    ¿En qué consiste el proceso de fabricación de la cerámica?

    Como ya sabemos, en el proceso de elaboración de la cerámica se utiliza el barro, que se obtiene a partir de la arcilla tamizada a la que se la agrega agua. Para obtener el mejor resultado, es necesario dejar la mezcla reposar hasta que el agua se haya evaporado o evacuado. Posteriormente, esa pasta resultante se moldea. A partir de ahí, se extraen cilindros de arcilla con los que el alfarero podrá comenzar a trabajar.

    Existen diferentes métodos para conseguir la cerámica dependiendo de la utilidad que se le vaya a proporcionar más adelante. Aun así, ahora vamos a conocer el proceso más destacado en este ámbito: el uso del torno. Estos son los pasos:

    • La herramienta del torno es utilizada desde hace muchos años para dar forma a la arcilla en este procedimiento. Para ello, el alfarero/a coloca la bola de barro en el centro del torno. Esta máquina empieza a girar guiando la arcilla hacia afuera. Las manos se colocan en la arcilla y comienzan a moldearla lentamente según la forma que se le quiera dar.
    • Cuando se ha conseguido la forma deseada, esta técnica requiere que la pieza se seque. Después, el objeto se somete al procedimiento de cocción hasta que adquiere su consistencia cerámica.
    • Al sacar la pieza del horno, la cerámica se cubre con esmalte cerámico, lo que le proporciona brillo. En este paso, hay una gran variedad de esmaltes que se pueden emplear, por lo que se puede dar paso al proceso creativo.
    • Finalizando con la decoración, la pieza se vuelve a meter nuevamente en el horno. Para este paso, es necesario tener cuidado, pues la pintura puede desprenderse con facilidad.

    ¿Cuál es la historia del arte cerámico?

    Hasta hace algunos años, se pensaba que el origen de la cerámica estaba datado en el 10.000 a.C., pero se han descubierto piezas del 28.000 a.C., como figuras de animales. Asimismo, no es hasta el período neolítico (del 12.000 a.C. al 7.000 a.C.) que se crean los primeros recipientes con la función de almacenar agua o alimentos. Según algunas fuentes, el lugar en el que comenzaron a desarrollarse métodos más trabajados y sofisticados para cocer las piezas en hornos fue en China. Poco a poco, las técnicas fueron dando paso a otras, modificándose con el tiempo. En Grecia, los ceramistas se encargaban de desarrollar este método, aunque se encontraban influenciados por las civilizaciones del Canaán, Mesopotamia y el Antiguo Egipto. Así pues, cubrían las piezas con dibujos que narraban el día a día y las costumbres de esa época.

    Decoración con cerámica

    En el mercado, podemos encontrar desde objetos de cerámica destinados a la decoración, hasta objetos con finalidad práctica. La cerámica artesanal ha resurgido y se ha posicionado como una de las mejores opciones para la decoración.

    ¿Por qué se ha vuelto tan importante el arte cerámico? Este material tiene la capacidad para modificarse según el acabado que se desee. Así pues, se ha convertido en una opción increíble para cualquier espacio. Por ejemplo:

    • Enriquece cualquier lugar, aportando un diseño de calidez, originalidad y elegancia.
    • Su uso se extiende más allá del salón o la cocina, pues también se ve genial en el baño, oficinas, espacios exteriores, entre otros.
    • La cerámica permite recurrir a una amplia paleta de colores.
    • Entre las características de la cerámica, encontramos la posibilidad de imitar muchos materiales, incluso llegando a usarse para reproducir las baldosas con un acabado parecido al de la madera.
    • No es oxidable, por lo que el agua no le supone ningún cambio.

    Estilos de cerámica

    ¿Por qué hay algunos estilos de cerámica que son más claros que otros? ¿Cuál es la más resistente? En ocasiones, decorar un espacio se complica si no se conocen los materiales adecuados. Esta vez, vamos a diferenciar las características de cada tipo de cerámica para que puedas seleccionar la más adecuada.

    Gress

    Este estilo de cerámica se compone por barro, arena o chamota y minerales. Su peso es elevado, similar al de una piedra. Por lo tanto, destaca por su dureza, durabilidad y resistencia. Se ha convertido en un gran material para la creación de utensilios domésticos o piezas que se van a colocar en el exterior.

    Baja temperatura

    Conocida también como cerámica rústica, se elabora en grandes cantidades y está hecha a mano. La más popular se denomina “terracota”, un material con textura blanda, de color rojizo y gran porosidad. Es muy resistente al calor y permite que el contenido (si se trata de un vaso o recipiente) se mantenga fresco. Este tipo de cerámica se utiliza en variados espacios, como la cocina e incluso las tuberías o las tejas de una construcción.

    Porcelana

    Seguro que has oído de hablar de este material como algo increíble y muy apreciado. Su color es blanco y se caracteriza por ser muy fina. Por su composición, trabajar con este tipo de cerámica no es sencillo. Para decorarla, es necesario tener mucho cuidado para que no se rompa. Por consiguiente, no se emplea para utensilios domésticos.

    ¡Celebra la Black Week con nosotros! Te regalamos 60$ para tu matrícula. CUPÓN: BLACK60

    X