En los últimos años, consumir alimentos orgánicos se ha hecho un hábito que crece constantemente a nivel mundial. Y es que ver por el bienestar físico es una de las razones por las que la alimentación ya no es la misma. Sin embargo, ¿qué significa este término y qué implica que una comida sea orgánica? Si quieres aprender más sobre este tema, consulta nuestra formación en nutrición. Pero sigue leyendo, te contamos lo que necesitas saber sobre esta tendencia alimentaria.

¿Cuáles son los alimentos orgánicos?

Los alimentos orgánicos son aquellos que se producen a través de procedimientos ecológicos. Esto quiere decir que no se utilizan fertilizantes, pesticidas o químicos en el suelo que se cosechan.

En efecto, este tipo de alimentos se consideran más saludables. Esto es así porque no contienen residuos tóxicos provenientes de los diversos químicos. Por lo que tampoco alteran el balance bioquímico del organismo. Además, tienen un mayor número de vitaminas y proteínas haciéndolos mayormente nutritivos.

¿Qué requisitos debe cumplir un alimento orgánico?

Para que un alimento sea considerado orgánico, debe estar certificado por las autoridades correspondientes de cada país. Por ejemplo, en Estados Unidos existe la «Lista Nacional». Esta lista tiene todas las sustancias evaluadas como más seguras para consumición y el impacto ambiental.

No obstante, los productos orgánicos se deben cultivar en condiciones específicas. Como hemos mencionado con anterioridad, estos tienen que protegerse con fertilizantes naturales y no usar químicos. Igualmente, es importante respetar el ciclo de las temporadas de siembra y las características del terreno.

Si hablamos de alimentos de origen animal, no deben contener hormonas que aceleren su crecimiento. A su vez, requieren de condiciones de vida más higiénicas, un mayor acceso a áreas de pastoreo y nutrición orgánica.

¿Qué aportan los alimentos orgánicos?

Evidentemente, nadie obtiene beneficios al consumir un alimento que contenga sustancias químicas. Por eso, la comida orgánica tiene nutrientes más altos. En promedio una persona que come comida orgánica se expone a menos de 12 pesticidas en alimentos, que los que sí lo hacen. Así, la leche orgánica tiene tres veces más grasas omega 3, lo cual es benéfico para el corazón.

En niveles ambientales, los productores orgánicos reportan un promedio de 30% menos emisiones de gases de efecto invernadero. No obstante, promueven la preservación de especies como las abejas al prohibir el uso de fungicidas que las afectan.

En cuanto a las frutas orgánicas, estas tienen más nivel de vitaminas. Tanto las fresas como los tomates orgánicos contienen 50% más de vitamina C y fenol. Igualmente, la espinaca orgánica reporta menores niveles de nitrato e insecticidas.

Como podrás ver, consumir alimentos no orgánicos tiene sus riesgos. Hay investigaciones que indican que al comerlos se aumentan las probabilidades de padecer cáncer. También, existe la posibilidad de tener reacciones alérgicas por los químicos y el alto nivel de hormonas que poseen. Aunque estos alimentos sean más caros, por producirse de forma menos rápida y con mayor cuidado, es garantía de que son más sanos. Por esta razón, te recomendamos que tu despensa contenga mayormente productos orgánicos.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies