Lograr la equidad de derechos entre mujeres y hombres todavía es uno de los principales objetivos y exigencias del movimiento feminista del siglo XXI. Actualmente, se conforma como una corriente de pensamiento que reúne ciertas acciones e ideologías, tanto políticas, culturales y económicas. Su objetivo principal es alcanzar la igualdad de género y transformar las relaciones de poder entre ambos sexos. ¿Te gustaría saber la historia de cómo surge esta lucha? No te pierdas nuestro blog, te lo contamos a continuación. Si quieres aprender más del tema, consulta nuestra Maestría en Igualdad de Género.

¿Qué es el movimiento feminista?

El feminismo es el movimiento social y político que empieza a finales del siglo XVIII, aunque sin llevar ese nombre todavía, y que busca la toma de conciencia de las mujeres como colectivo humano. Pretende generar una reflexión grupal acerca de la opresión, dominación y explotación que han experimentado las mujeres por parte del patriarcado. Todas estas acciones del colectivo de hombres, bajo las distintas etapas históricas del modelo de producción, ha movido a las feministas a manifestarse para la liberación del sexo con todos los cambios de la sociedad que aquella necesite.

A lo largo de más de tres siglos, el movimiento feminista se ha ido desarrollando en diversos países según distintas luchas determinadas por las experiencias que han vivido y viven las propias mujeres. Estas reivindicaciones han partido de la visibilización de las diferentes discriminaciones que las mujeres sufren solo por el hecho de ser mujeres. Además, han brindado soluciones para avanzar hacia una sociedad más justa, basada en la igualdad entre hombres y mujeres.

¿Cómo surge el feminismo?

El feminismo tiene su obra fundacional en la “Vindicación de los Derechos de las Mujeres” de Mary Wollstonecraft, un razonamiento detallado en contra de la exclusión de las mujeres del ámbito de los derechos y bienes. No obstante, este documento nació acompañado del sentimiento igualitarista que surgía en la sociedad en momentos previos a la Revolución Francesa y que en la Ilustración había despertado.

Sin embargo, hay una forma tradicional que ha permitido visibilizar los procesos de la lucha de las mujeres con el reconocimientos de cuatro olas históricas que a continuación te explicamos.

Ola de la Ilustración

Como hemos mencionado anteriormente, se inicia durante la época de la Revolución Francesa con la Vindicación. En esta etapa las mujeres empezaron a cuestionar los privilegios masculinos afirmando que no son una cuestión biológica o natural.

A pesar de las muchas ediciones desde la publicación de la Vindicación en 1792, no logró expandirse más que a algunos pequeños círculos intelectuales. Lo mismo que había pasado con la “Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana” que, escrita por Olimpia de Gouges, apareció en 1971.

Etapa liberal sufragista

En esta ola el movimiento feminista surge por primera vez como movimiento internacional con identidad teórica. Es en esta etapa, concretamente, en 1689 que se consigue el derecho al voto femenino por primera vez en Wyoming, a manos de ELisabeth Cady Stanton. Ella, junto con Susan B. Anthony y Lucy Stone, entre otras, fundaron la Asociación Nacional Americana por el Sufragio de la Mujer.

Tras diversas luchas y manifestaciones en los próximos 80 años se consigue su consecución. En algunos países y en algunos estados de los Estados Unidos de América las mujeres habían obtenido el voto en los años previos a la Primera Guerra Mundial.  Al final de la Segunda todos los Estados que no eran dictaduras reconocieron este derecho a las mujeres.

Movimiento feminista de la liberación sexual

El feminismo de los años setenta llevó una serie de cambios en los valores y las formas de vida que todavía se siguen produciendo. Con el lema de lo personal es político se quería llamar la atención sobre la opresión de la mujer en el ámbito privado.

Esta ola hace referencia al intenso cambio que surgió durante la segunda mitad del siglo XX en muchos países del mundo occidental.Y es que desafía los códigos tradicionales de la moral sexual, el comportamiento sexual humano y las relaciones sexuales.

Sororidad

En la actualidad, el feminismo va encaminado hacia la hermandad entre mujeres con respecto a las cuestiones sociales de género. Sororidad es un concepto derivado del latín soror que significa hermana. Este neologismo se usa para hacer mención a la solidaridad que hay entre mujeres, especialmente, en las sociedades patriarcales.

¿Qué pide el movimiento feminista?

A lo largo del tiempo, las feministas han luchado por la igualdad de condiciones, no solo legislativas, sino también éticas entre mujeres y hombres. Hasta hoy en día, el feminismo ha conseguido derechos como el divorcio, el sufragio, la educación de las mujeres, los derechos sexuales y reproductivos. También, es importante mencionar que las feministas han logrado la creación de leyes en una gran cantidad de países, condenando el maltrato a las mujeres.

En resumen y contrario a lo que se piensa, el feminismo no es un colectivo radical que busca fomentar el odio y la división entres hombres y mujeres. Realmente, es un movimiento político y social que pretende despertar la conciencia de las mujeres como grupo, en contra de la opresión, la violencia sexual y la explotación. Tiene como objetivo establecer condiciones de igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres en relación con los hombres, así como condiciones sociales justas para ambos sectores.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa