Ya sea que tengas bebés, niños o adolescentes, la nutrición es lo más importante para su desarrollo. Por esta razón, es necesario que a lo largo de su crecimiento aprendan a comer adecuadamente y sin prejuicios. Si aún tienes unas cuantas dudas de cómo lograr esto, hoy te damos unos consejos. Así que, sigue leyendo, o, consulta nuestra formación en nutrición y conviértete en profesional de la nutrición infantil.

¿Cómo fomentar una nutrición infantil saludable en casa?

Es normal que quieras que tus hijos tengan una alimentación saludable. También, que quieras saber las mejores formas para hacer que coman de todo. Sin embargo, hay veces que no siempre se logra que consuman los alimentos más adecuados. Para eso, a continuación te damos unas claves para que tus hijos disfruten de un menú infantil nutritivo.

Deja que tus hijos elijan su comida

Se recomienda tener en cuenta los gustos de los niños cuando se fomenta un hábito alimenticio. Esto significa que puedes dejarles elegir las frutas, verduras o carnes que quieran comer. Así, puedes variar las recetas o formas de cocinar para que quieran comer de todos los grupos fundamentales de una dieta sana. Eso sí, los expertos en nutrición infantil indican que habituarse a algunos sabores les llevará tiempo. Así que, no te desesperes.

Haz que se involucren en la preparación de los alimentos

Una buena forma de que los niños aprendan a comer es que se involucren en la elaboración de los platos. Así que, dejar que participen en el cocinado ayudará a que estén más dispuestos a probar los alimentos.

Por esta razón, recomendamos que impliques a tus hijos en la cocina lo más posible. Es una manera efectiva de mejorar su atracción a los productos desconocidos y a los que no les atraen.

Convierte las frutas y verduras en protagonistas de la nutrición infantil

Muchas veces se priorizan los productos azucarados o procesados en la alimentación de los niños. Esto provoca que las hortalizas, pescados y carnes queden de lado. Por eso, la idea es que se fomente la comida sana. Haz que te vean comiendo y disfrutando de estos alimentos en todo momento. Si no se hace de esta forma, es posible que los niños se acostumbren a los sabores artificiales y desarrollen problemas de salud. Además, podrían crean un gran rechazo a las verduras o frutas y que en un futuro no las coman nunca.

Evita dar comida como respuesta a una acción

Hay ocasiones en que según el comportamiento de los pequeños, se les da cierto tipo de alimento. Puede ser que se les dé helado si se portan bien o cenar la verdura si no se la terminan en la comida. Sin embargo, esto puede ser ineficaz para crear hábitos saludables. Como consecuencia, el niño asociará una alimentación sana y equilibrada con el castigo. O, la comida chatarra con un buen comportamiento.

Es muy importante saber que los niños y las niñas imitan las costumbres del entorno. Por lo tanto, es básico que se mejoren los hábitos nutricionales tanto de los padres, madres y familia en general, como en el colegio. Esto nos lleva a un problema mucho más grande: conseguir una adecuada educación nutricional en la población en general. Esto es muy relevante, ya que su influencia en la nutrición infantil es indiscutible. De hecho, es frecuente encontrar errores muy enraizados entre la población.

Por otro lado, se prohiben muchos alimentos, aún cuando hay alimentos buenos y malos. Por ejemplo, muchas veces se disminuye en los niños el consumo de huevos por miedo al colesterol. También, los lácteos se eliminan completamente porque provocan mucosidad. Aunque esto no sea cierto. Sin embargo, lo que sí se puede decir es que hay dietas totales correctas e incorrectas.

Igualmente, el hecho de que un pequeño coma un dulce no quiere decir que deje de llevar una nutrición infantil sana. Y vemos que muchas veces se evita por completo el consumo de dulces en ciertas ocasiones. De ahí la importancia de enseñar a los padres lo que es una dieta equilibrada.

Como padres o profesionales, debemos procurar que el niño y la niña coma de todo. Esto no por miedo al castigo, sino porque una dieta sana hará que crezca mejor y más fuerte. Así, forzar al niño o la niña no lleva a nada bueno. Hay que buscar el modo de hacer la comida más apetecible.

En verdad, lo que queremos en una nutrición infantil es que se genere una relación equilibrada con la alimentación. Por esta razón, además de poner en práctica estas claves, es importante hacer que la comida familiar sea un momento para compartir. Por lo tanto, hay que propiciar un ambiente sin tensión y crear buenas sensaciones en relación a la comida.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies