Actualmente, montar una oficina en casa es una obligación para muchos debido al brote de COVID-19 (coronavirus). Sin embargo, no es tan complicado o imposible como parece. En verdad, para muchos puede resultar beneficioso, ya que trabajar desde la tranquilidad del hogar les permite incrementar sus niveles de productividad. Por ello, te proponemos cinco consejos sencillos y prácticos para que sigas con tu rutina laboral de la mejor manera.

También, para este tiempo en casa, no es mala idea aprovecharlo para estudiar algo. Así que, si siempre has querido prepararte profesionalmente en recursos humanos, este puede ser un buen momento. Consulta nuestro curso de recursos humanos.

¿Cómo montar tu oficina en casa para trabajar efectivamente?

Como hemos dicho anteriormente, trabajar desde casa puede ser bueno, aunque pueden haber complicaciones si no estableces ciertos límites. Por ello, los expertos en recursos humanos aconsejan que para mantener la motivación y la productividad laboral, lo mejor es seguir con tu rutina. Recuerda, no estas de vacaciones, ni tienes baja por enfermedad para incumplir con tus responsabilidades. Así que, si no sabes cómo empezar u organizarte, presta atención a estas ideas.

Define tu espacio de trabajo

Definir tu espacio de oficina en casa es muy importante porque los que viven contigo sabrán que ese será tu lugar de trabajo, así respetarán tus cosas. También, te recomendamos que adaptes un lugar práctico y cómodo, que esté bien iluminado y que tenga las dimensiones adecuadas. No olvides escoger una silla adecuada que te permita desarrollar tu trabajo satisfactoriamente.

En verdad, los gestores de recursos humanos determinan estas condiciones en las oficinas para evitar accidentes de trabajo. Y para que todos los empleados tengan espacios laborales de calidad.

Ordena y organiza tu oficina en casa

Es fundamental que mantengas tu zona de trabajo limpia y ordenada para que te resulte agradable estar ahí cada día. Debido a que no sabes cuánto tiempo estarás ahí, puedes guardar papeles, carpetas y libros en un determinado lugar para que no te estorben. En verdad, una buena idea es dedicar cinco minutos cada vez que termines a dejar dicha zona ordenada y lista para el siguiente día. Sin duda, esta acción se incorporará poco a poco a tu rutina y al final lo harás sin pensarlo.

 Establece tu horario laboral

Si eres de las personas que no tienen un horario establecido por su empresa, define tú propio tiempo y cíñete a él. Así, te resultará mucho más sencillo para estas semanas separar tu tiempo de trabajo del personal. Aunque no lo creas, muchos autónomos que tienen su oficina en casa suelen trabajar más horas que alguien que trabaja para una empresa. Por esta razón, llevar una rutina saludable y definir tu tiempo de trabajo es algo esencial.

Mantén contacto con tus compañeros de trabajo

Un punto que te puede servir para mantener tu rutina laboral es el de seguir hablando con tu equipo de trabajo. Así, estar conectados o hacer reuniones virtuales les ayudará a tener una comunicación asertiva, clara y directa.

Sin embargo, recomendamos no abusar de los mensajes, correos o llamadas a horas inoportunas. Aunque no lo creas, la información y comunicación constante a través de medios virtuales puede obstaculizar su dinámica laboral. Ah, y muy importante, evita comunicarte con ellos a través de redes sociales. Eso puede distraerte de lo prioritario.

Báñate y cámbiate antes de empezar a trabajar

Imagínate estar en pijama todo el día. Bueno, un día no se está mal, pero pasar así 15 o más días no es lo más recomendable. Sin duda, lo mejor es bañarte por las mañanas y cambiarte, ya que así programas a tu cuerpo para empezar a trabajar. Además, esto te permite sentir que trabajas de forma profesional, te mantiene activo y tienes mayor concentración.

No te obsesiones con el trabajo

Otra de las recomendaciones más importantes cuando montes tu oficina en casa es no trabajar en exceso. De verdad, debes intentar que tu “home office” no se convierta en tu prioridad para hacer todo el día. Por ello, en los tiempos que tengas de descanso en tu trabajo, como el momento para comer, evita hacer frente a la computadora. Procura dividir tus responsabilidades y obligaciones laborales con tus pasatiempos. Gracias a esta separación no te angustiarás y podrás rendir al máximo con todo lo que tienes por hacer.

Haz una copia de tus documentos importantes

Antes de “mudarte” a tu oficina en casa o empezar tu rutina de nuevo en tu espacio de trabajo normal, es importante que guardes o hagas copias de tus archivos más importantes. Igualmente, si trabajas a partir de una conexión a internet, procura utilizar una wifi reconocida. En verdad, es fundamental que evites usar conexiones en redes públicas o de personas que no conozcas. Esto te asegurará que tengas los documentos de tu empresa, datos y contraseñas totalmente controlados.

¿Qué hacer con los hijos?

Estamos seguros que tener hijos y querer trabajar en casa, puede ser otro obstáculo para concentrarte mejor. Evidentemente, hay que atenderlos y entender que están en la misma situación que tú. Esto quiere decir que no está de forma voluntaria en casa, por lo que, seguramente, querrán jugar.

Estamos convencidos que ninguna empresa quiere estar en contra de algún empleado que cuide a sus hijos. Para ello hay alternativas, una de estas es ponerles a jugar, que vean películas, que dibujen o que se entretengan en lo que más quieran.

En verdad, estas ideas sencillas te serán útiles para hacer de tu oficina en casa una actividad agradable y que dé frutos. Así que, no te desesperes y disfruta de este tiempo desde la comodidad de tu casa.

 

 

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa