Los trastornos del lenguaje son problemáticas que se presentan comúnmente en personas que han sufrido alguna lesión cerebral. A pesar de esto, hay mucha confusión sobre cómo describirlas o en qué área médica clasificarlas. Con el objetivo de clarificar dicha información, te explicamos en qué consiste la afasia. Una de las patologías más comunes en adultos que han sufrido derrames y que dificulta la lectura, la escritura y el habla.

Si tienes interés por aprender más del tema y no sabes dónde estudiar neuropsicología, consulta nuestra maestría. Además de estudiar diversos trastornos del lenguaje, te proporcionará información sobre sus tratamientos y diagnósticos.

¿Cuál es la causa de la afasia?

La afasia es un trastorno causado por la pérdida, deterioro o disminución de la capacidad comunicativa. En efecto, se ven afectados específicamente los aspectos que codifican o descodifican el lenguaje verbal y no verbal. Las lesiones más comunes que producen este trastorno son los accidentes cerebro-vasculares o los traumatismos cráneo-encefálicos. Así como los tumores cerebrales, las epilepsias, las infecciones y las demencias.

Generalmente, se presenta en forma repentina después de la lesión en la cabeza. También, aparece gradualmente a causa de un tumor cerebral de lento crecimiento. O, debido a una enfermedad que causa daño progresivo y degenerativo. Así, el grado de discapacidad dependerá del lugar, de la gravedad del daño, y de qué lo provocó.

Existen cuatro tipos principales:

Como hemos mencionado anteriormente, el tipo de problema que tenga el paciente dependerá de algunos factores. Estos pueden ser la gravedad de la parte del cerebro que sufrió el daño y de la magnitud del mismo. De acuerdo a esto existen diferentes tipos, a continuación los explicamos.

  • Lesión expresiva: el paciente sabe lo que quiere decir, pero tiene dificultad para decirlo o escribirlo.
  • Trastorno receptivo: la persona puede articular palabras o puede leer, pero no le encuentra sentido a lo que lee o escucha.
  • Anómica: al paciente se le complica escoger las palabras adecuadas para describir objetos, lugares o recuerdos.
  • Afasia global: la persona que padece la enfermedad no puede hablar, entender lo que se le dice, leer o escribir.

Principales síntomas

Los procesos neurolingüísticos que surgen después de los accidentes cerebrovasculares necesitan de atención personalizada. Esto, porque las lesiones en áreas comunes no producen síntomas similares. Sin embargo, las siguientes conductas son más frecuentes:

  • Decir frases incompletas o cortar palabras.
  • Mezclar palabras y hablar sin sentido
  • Cambiar palabras o un sonido por otros
  • Inventar palabras
  • No entender conversaciones con otras personas
  • Escribir oraciones sin sentido

Es importante buscar atención médica si de repente se manifiesta dificultad para hablar o comprender lo que se dice. También, si se presenta alguna complicación para recordar palabras o algún problema para leer o escribir.

Algunas personas se recuperan de una afasia sin tratamiento. Sin embargo, la mayoría necesita terapia del lenguaje lo antes posible. El tratamiento de la afasia se realiza mediante técnicas logopédicas. En efecto, se procura rehabilitar aquellas dificultades que impidan la función normal del lenguaje según lo que presente el paciente.

Rehabilitación logopédica de la afasia

La rehabilitación que se utiliza para tratar la afasia se realiza mediante el área logopédica de una manera multidisciplinar. En este sentido, se trabaja de forma coordinada entre diferentes áreas de tratamiento. Para ello se toma en cuenta todos los déficits que la persona padece. Así, se lleva a cabo una evaluación y diagnóstico de todos los niveles del lenguaje. Dicha valoración permite determinar los objetivos específicos que se trabajaran con cada paciente. Posteriormente, se debe elaborar un plan de tratamiento especial a cada persona. Gracias a esto se atenderán las vías que se hayan dañado, lastimado o roto a través de diferentes protocolos.

Las metas logopédicas tienen sus bases en la mejora de la función comunicativa. Por ejemplo, uno de los objetivos es mejorar la comunicación a nivel expresivo y desarrollar la competencia de comprensión. También, se busca aumentar la habilidad lectora, la expresión escrita y la capacidad práctica y ejecutiva comunicativa.

Ayuda del entorno familiar

Igualmente, los seres cercanos o familiares del enfermo marcan un rol fundamental en su rehabilitación. Ellos deberán ser conscientes de las dificultados que su familiar padece y ayudarle en su comunicación. Por eso, deben tener en cuenta el entorno en el que se comunican. Con esto nos referimos a la forma y velocidad en que hablan y las herramientas aumentativas que utilizan. Ademas, hay que recordar que en estas circunstancias el paciente requiere de recursos alternativos de expresión. Por lo que las pautas de cómo y cuándo dirigirse a él serán muy importantes.

Definitivamente, para la afasia, la terapia del habla y del lenguaje pueden aumentar la capacidad de expresión al rescatar gran parte del lenguaje posible. A la vez, enseña la forma de recompensar las capacidades del lenguaje perdidas. Y de encontrar otras formas para comunicarse. Sin embargo, no hay que olvidar que la recuperación de las competencias comunicativas suele ser un proceso relativamente lento.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies