Ahora que empiezan las fases hacia la “nueva normalidad”, tú también puedes retomar tu vida saludable y activa. Y para ello, lo mejor es establecer hábitos y rutinas sanas que te ayuden a conseguir tu objetivo. En verdad, tener un estilo de vida activo no es difícil si eres consciente de la importancia que tiene. Así que, te dejamos algunos consejos de cómo hacer tu día más activo. O, puedes formarte de manera profesional con nuestra Maestría en Nutrición Deportiva, y ser un profesional de la salud.

 

Pautas para una vida saludable y activa

Realmente, incorporar hábitos saludables es cuestión de realizar ciertos hábitos día a día que te permitan conseguirlos. Es muy importante que los hagas y que los incorpores por siempre. La razón de esto es que, según la OMS, al menos una cuarta parte de la población adulta mundial (1,4 millones de personas), tienen riesgo de sufrir enfermedades por hábitos sedentarios. Entre ellas están las cardiovasculares, diabetes, demencia e incluso cáncer. Así que, es momento de empezar a retomar la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Puedes realizar lo siguiente para hacer una vida saludable y tener días más activos:

Activa tus rutinas

Es muy importante que hagas más cosas cada día y que hagas todo lo posible por realizar cosas con movimiento. Por ejemplo, aunque no lo creas, tender lavadoras y hacer limpieza en tu casa más a menudo es una forma de mantener la actividad. También, puedes hablar por teléfono de pie o caminar mientras haces las llamadas. Igualmente, sacar a pasear a tus mascotas es una gran forma de mantenerte activo. Recuerda, ¡todo suma!

Usa más tus piernas para una vida saludable

Para que puedas activarte es necesario que tus piernas sean tu motor principal. Por ello, olvídate de los elevadores, las escaleras eléctricas y de estar sentado o sentada la mayoría del tiempo. Es mejor que subas las escaleras aunque te canses más o tardes más tiempo, con el tiempo verás los beneficios. Realmente, esto te ayudará a ir ganando condición y a gastar más energía.

Camina todo lo que puedas

Para tener una vida saludable es fundamental que camines más y, si puedes, te desplaces a pie a donde vayas. Además de ayudar a cuidar el ambiente, tu cuerpo te agradecerá que vayas a varios sitios a pie. Por ello, puedes estacionar tu coche lo más lejos que puedas, siempre que el tiempo y la distancia sean razonables. Es muy importante que sumes pasos extras cada día.

Estírate

Si trabajas todo el tiempo sentado o sentada, y ahora que haces “home office”, aprovecha para estirarte y pararte cada media hora. No dejes que pase el tiempo sin moverte y estirar un poco tus músculos. Así se mantendrán activos y el gasto de energía será mucho mayor. Y por qué no, recuerda mantener una postura corporal correcta para que tu espalda y articulaciones te lo agradezcan. Y, definitivamente, es importante que te sientes menos, así que levántate más frecuentemente y muévete más.

Recuerda, todo lo que puedas hacer de pie o en movimiento, mejor. La OMS recomienda realizar a diario 10.000 pasos, que equivaldrían a 7 km, unas 350-450 kcal diarias quemadas de a gratis. También dependerá de la velocidad en la que hagas los pasos y el tipo de superficie. En una subida puedes quemar más calorías que en una superficie plana, y a cuanta más velocidad los hagas, más calorías quemarás. Para ello, te recomendamos usar alguna aplicación que controle tus pasos durante el día.

En verdad, hay muchas maneras para activarte durante el día, pero de ti dependerá que empieces a establecer estos hábitos para llevar una vida saludable.

 

 

 

 

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa