La respiración es un proceso que nos ayuda a nutrir nuestras células con el oxigeno que necesitan para vivir. Esta acción biológica puede ser controlada a través de la respiración consciente. ¿Te gustaría saber qué es y cuáles son sus beneficios? Te lo contamos en nuestro blog. Además, si quieres encontrar una formación profesional en este tema, consulta nuestra Maestría en Meditación y Mindfulness.

¿Qué es la respiración consciente?

Consiste en desviar la atención hacia diferentes puntos para fijarnos en las veces que inhalamos y exhalamos. Una forma puede ser, fijar los ojos en la nariz, así, automáticamente se bloquea cualquier otro tipo de pensamiento. Esto es muy útil cuando intentamos que los pensamientos negativos no dominen nuestra vida. Además de calmar la mente, favorece los pensamientos positivos para invertir la corriente de nuestra mente.

Otra de las formas para facilitar la relajación de todo nuestro organismo es fijar la atención cuando respiramos, de tal manera que si usas 3 segundos para inhalar, debes emplear 6 segundos para exhalar. Es decir, exhalamos el doble de tiempo que inhalamos. Así logramos que el cuerpo minimice el ritmo vital ayudando con ello al bienestar emocional.

Beneficios de ser conscientes de la respiración

Como decíamos anteriormente, una buena forma de reducir los niveles de ansiedad es a través de la respiración consciente. Gracias a la buena circulación del oxígeno en nuestro cuerpo se favorecen diversos procesos fisiológicos. Por ejemplo, el aparato digestivo es uno de los grandes beneficiados. Si se practica la respiración consciente se puede experimentar una mejora en los problemas digestivos. A continuación, te presentamos más beneficios de realizar ejercicios de respiración.

Elimina tensiones

Una de las mejores cosas de la respiración consciente es que ayuda a eliminar tensiones acumuladas en el cuerpo. El ritmo lento y acompasado impuesto en los ejercicios de respiración permite bajar la velocidad del corazón. Esto influye directamente en una flojera muscular.

Controla la pérdida de peso

Aunque cueste creerlo, los ejercicios de respiración permiten aprovechar la vía parasimpática del sistema nervioso autónomo. Cuando estamos con mucho estrés, el cuerpo disminuye las capacidades fisiológicas para potenciar las capacidades defensivas. Un ejemplo de esta disminución es la capacidad digestiva.

Esto significa que con la relajación y la eliminación de tensiones que se obtienen controlando la respiración, nuestro cuerpo pierde peso de manera más rápida. Por ello, el descanso y el sueño reparador en la pérdida de peso es importantísimo. A menor tensión, mejor oxigenación del cuerpo y mejor función digestiva. Así se logra una mayor pérdida de peso.

La respiración consciente regula el cortisol

Realmente, cada vez que respiramos de forma consciente estamos mandando señales al cerebro para que cambie una función que hace de manera automática. Esto fortalece la rama parasimpática (digestión y descanso), lo que repercute en la generación de regulación del cortisol, la hormona del estrés.

Gestiona las emociones

La respiración es ideal para el bienestar mental. Respirar de manera controlada permite anclarte al aquí y al ahora, dominando tu pensamiento. Este efecto poderoso de la respiración consciente es lo que acerca esta práctica al mindfulness y a la conciencia o atención plena. La respiración consciente controla nuestras respuestas ante unos sentimientos y emociones que a veces nos pueden dominar.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa