+34 91 005 92 36 comercial@esneca.lat
  • Português
  • 0 elementos

    Le mejor forma de empezar a trabajar en nosotros mismos, liberar traumas y tratar un problema personal es yendo a una terapia psicológica con un profesional. Seguro has escuchado de esta actividad tan relevante que ha permitido a diversas personas alcanzar mayor bienestar emocional en su vida. Tanto adultos como niños acuden a ella porque, más allá de sólo hablar de sus problemas con alguien, desarrollan herramientas que les permiten gestionar sus emociones, sensaciones y conflictos internos de forma más inteligente y madura.

    En el blog de hoy queremos explicarte las características de esta terapia, sus beneficios y cómo se realiza. Así que, si quieres aprender más de este tema, sigue leyendo.

    Inscríbete en la maestría en pedagogía y psicopedagogía para que puedas ampliar tus conocimientos sobre las terapias psicológicas.

    ¿Qué es la terapia psicológica y para qué sirve?

    También conocida como psicoterapia, es el conjunto de técnicas que utiliza un psicólogo clínico o psicopedagogos para mejorar la calidad de vida de las personas. A través de ellas es posible cambiar los comportamientos y conductas que nos generar incomodidad.

    Cuando vas a terapia, te reúnes con un profesional a hablar. Así, él te hará preguntas, te escuchará y te dirá lo que necesitas. Esto te ayudará a afrontar mejor las cosas, a encontrarte y a comportarte de mejor manera para fortalecer tu salud mental.

    De manera general, la terapia psicológica ayuda a evaluar, diagnosticar y tratar los trastornos o problemas de ansiedad, los procesos de duelo o los conflictos familiares que pueden sufrir las personas.

    ¿Cuál es la mejor terapia psicológica?

    Existen diversas terapias en psicología que se usan en función del caso a tratar y del criterio del profesional. Sin embargo, hay ciertas técnicas que son las más empleadas por su nivel de efectividad y satisfacción entre los pacientes. A continuación, te explicamos las características de algunas de ellas.

    Terapia cognitivo-conductual

    Este tipo de terapia cuenta con evidencia científica acumulada y es una de las más versátiles por su capacidad de tratar diversos trastornos mentales.

    Su fundamento es que para ayudar a una persona no hay que limitarse a cambiar su manera de interactuar físicamente con el entorno y con las personas, ni solo cambiar sus creencias y su forma de pensar. Lo que proponer es hacer las dos cosas al mismo tiempo para que un cambio potencie al otro.

    El método principal de trabajo es entrenar a la persona para que sea capaz de interpretar la realidad a partir de un sistema de creencias y pensamientos más estables. A partir de esto, se intenta hacer que esa manera de pensar se traduzca en acciones reales, perceptibles por el resto de las personas.

    Al estudiar psicología y psicopedagogía es posible conocer la terapia psicológica cognitivo-conductual y tratar el trastorno de pánico, la bulimia, la depresión, el TDAH y mucho más.

    Terapia psicológica de conducta

    La terapia de conducta se enfoca en los procesos psicológicos no verbales que dependen en gran manera de la forma de actuar y de recibir estímulos del entorno. Se usa mayormente con niños y adolescentes porque en estas edades la capacidad de pensar abstractamente está más limitada que en los adultos.

    Es una terapia que se basa en la acción, y no tanto en los motivos del comportamiento, sino en su transformación. Se usa para pacientes con fobias, consumo de drogas o trastornos obsesivos compulsivos (TOC).

    Tratamiento sistémico

    La terapia sistémica es un enfoque psicoterapéutico integral cuyo objeto de estudio y campo de intervención son los sistemas familiares: pareja, fratría e individual y otros grupos de pertenencia significativos.

    Cada uno de estos sistemas construyen su realidad según su experiencia histórica. Es decir la realidad no es se da por sí sola, surge de la interpretación que realiza cada uno de los sistemas de forma individual. Nuestro cerebro construye la realidad.

    Con la terapia sistémica se le da más relevancia a las relaciones y los aspectos que surgen de estas. Por ello, se encarga de identificar los patrones que no funcionan dentro del comportamiento con su entorno.

    Terapia psicodinámica

    Es una intervención psicoanalítica que se enfoca en los pensamientos y sentimientos que no son conscientes.

    Durante las sesiones, el terapeuta y el paciente exploran los sesgos inconscientes, viendo cómo se relacionan con su manera de comportarse y de crearse una identidad propia, y las formas en las que esto causa problemas.

    En casos de depresión y trastorno límite de la personalidad, la terapia psicodinámica es muy útil.

    Psicoeducación

    Es una herramienta que ayuda al paciente a tener terapia familiar para adoptar un estilo de vida que mejore su bienestar. Por lo tanto, consiste en resolver dudas, disminuir miedos infundados y dar pautas de acción para el día a día ante el surgimiento de un síndrome o trastorno en particular.

    La definición de psicoeducación se describe como un acercamiento terapéutico, en el cual se brinda al paciente y a su familia información sobre su enfermedad, tratamiento y pronóstico. Todo basado en evidencia científica y relevante para el abordaje de la patología.

    ¿Cuándo se debe ir a terapia?

    Desde hace tiempo, la idea de que ir a terapia era sinónimo de debilidad ha ido cambiando y ahora es algo mucho más valorado. Y es que en nuestras distintas etapas de la vida nos vamos enfrentando a situaciones difíciles que cuestan resolver. Estos pueden ser problemas emocionales, estrés, depresión, cambios de humor, ansiedad y más.

    Por eso, es importante asistir a terapia psicológica cuando no estamos a gusto con nosotros mismos en las distintas áreas que envuelven nuestra personalidad. También pueden ser por traumas, duelos, nervios, problemas de comunicación, culpa irracional, negatividad, problemas académicos, falta de concentración o maltrato, por mencionar solo algunos.

    Maestrías en educación y psicología

    Beneficios de ir a terapia psicológica

    La terapia nos ayuda a mantenernos mentalmente sanos, ya que nos proporciona herramientas útiles y eficaces para enfrentar situaciones, tomar decisiones conscientes, relacionarnos con otras personas y reaccionar ante nuestro entorno. Otros beneficios son:

    • Aprendes diversas técnicas para manejar los conflictos.
    • Cambias creencias irracionales y limitantes.
    • Adquieres mayor armonía personal y con los demás.
    • Te empoderas ante las cuestiones de la vida.
    • Conoces tu personalidad y tus intereses.
    • Empiezas a establecer hábitos positivos en tu día a día.

    ¿Te gustaría saber a proporcionar todos estos aspectos a diversas personas? Consulta nuestra oferta formativa y conoce nuestras titulaciones en psicología, educación y psicopedagogía.