Existe un tipo de terapia que se aplica a un grupo familiar, la llamada terapia familiar, en la que se tratan conflictos entre miembros de una misma familia. En el blog de hoy queremos explicar qué es y para qué se utiliza. Así que, sigue leyendo o aprende más del tema con nuestra Maestría en Psicología Holística.

¿Qué es la terapia familiar?

La terapia de familia es la que se centra en sus miembros como objeto de intervención. La intención es dar herramientas para que los integrantes puedan actuar de manera colaborativa en resolver conflictos entre ellos o problemas propios.

Entendemos la familia como un elemento fundamental en el desarrollo del ser humano. Es a partir de este elemento que la persona adquiere un modelo a cómo ver, actuar, relacionarse y comunicarse con su contexto. Es una parte importante cuando se quiere aprender aspectos emocionales y relacionales que influyen completamente en el desarrollo.

¿Para qué se usa la terapia familiar?

Como ya hemos mencionado, la terapia familiar se utiliza desde que inició para solventar diferentes problemas. A continuación, te decimos algunos de los conflictos que pueden tratarse con este tipo de terapia.

Crisis familiares

Cuando hay conflictos dentro de la familia que no se pueden resolver de la manera tradicional han sido frecuentemente motivo de terapia. Por ejemplo, una situación difícil, algo relacionado con el nacimiento de hijos o cuando se independizan. Incluso, el duelo de una muerte que ha generado un problema fuerte entre sus miembros.

Problemas en pareja

La terapia en pareja es un tipo de terapia en familia que sirve para tratar diferentes aspectos entre compañeros de vida. La superación de problemas en la pareja como la falta de comunicación, agotamiento, infidelidad o incompatibilidad son motivos de consulta muy frecuente.

Trastornos de conducta con terapia familiar

Cuando uno de los hijos tiene trastornos en su comportamiento, no es raro que los padres quieran buscar ayudar. En varios casos, es posible usarse a padres y a madres como coterapeutas que faciliten el seguimiento de programas determinados por el terapeuta.

Hay ocasiones que los problemas pueden estar influenciados por los patrones de comunicación de las familias. Por ejemplo, familias disfuncionales que discuten todo el tiempo y causan problemas emocionales y de conducta.

Adicciones

Las adicciones y los trastornos psicológicos por los que puede pasar una persona se pueden resolver mejor si se involucra a la familia cercana en el tratamiento. Ellos pueden ayudar a la persona a mantenerse distanciados de estímulos que susciten el consumo. Así mismo, pueden hacer ver a la persona lo positivo de seguir con la terapia y la ventaja de dejar de consumir. También, pueden fortalecer las conductas que ayudan a su recuperación.

Guía para progenitores

La terapia familiar es una gran ayuda para todos los progenitores que tienen hijos o hijas con problemas de conducta y no saben cómo hacer frente a ello. Muchas veces hay situaciones específicas que experimentan a lo largo de su desarrollo y no saben cómo abordarlas. Así, en terapia se enseña cómo atender dichos comportamientos a través del moldeamiento y de una estimulación que ayude a que el menor se adapte.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa