+34 91 005 92 36 comercial@esneca.lat
  • Português
  • 0 elementos

    La forma en la que se presentan las obras puede cambiar por completo la percepción de las mismas y la experiencia del espectador. Tener esto en cuenta es esencial para poder llevar a cabo un diseño de exposición que cumpla con el propósito de esta y con las expectativas de los visitantes. Por ello, en el presente artículo vamos a ver qué hace un diseñador de exposiciones, qué tipos hay y cómo preparar recorridos expositivos creativos e innovadores. 

    ¿Te apasiona el arte? Matricúlate en la maestría en dirección y gestión de museos de Esneca para trabajar en entornos creativos y culturales. 

    ¿Qué es el diseño de exposición?

    Cuando hablamos de diseño de exposición nos referimos a todos los procesos que deben realizarse a la hora de planear una exposición, desde la investigación del autor y su obra hasta la elección de la iluminación y la posición de las obras en la sala. Es esencial que este proceso se planifique con atención a todos los elementos que comprende, pues cada detalle importa.

    ¿Qué hace un diseñador de exposiciones?

    Este profesional se encarga de realizar el diseño de exposición planificando cada detalle al milímetro y preparando el proyecto que los instaladores construyen bajo su supervisión. Para ello, este profesional comienza investigando el tema de la obra y la intención del artista con el fin de conocer en profundidad qué se pretende transmitir. De esta forma, podrá identificar los elementos a incluir y la organización adecuada del espacio.

    Cómo se diseña una exposición

    Una vez se decida la obra y el espacio que va a ocupar, el diseñador de exposiciones se pondrá manos a la obra y comenzará a plantearse cuáles son los elementos que quiere utilizar y cómo serán distribuidos por la sala para ensalzar la obra a exponer.

    Algunos de los elementos que conforman el diseño de exposición, y con los que el diseñador deberá jugar para conseguir el resultado deseado, son los siguientes:

    La luz

    La iluminación es muy valiosa en una exposición, tanto como recurso expresivo como para exponer la obra de forma adecuada, permitiendo ver los colores de forma adecuada y creando sombras en puntos concretos.

    La sala

    En un mismo espacio pueden originarse un sinfín de entornos a través de elementos, como por ejemplo, las falsas paredes.

    El sonido

    El diseño de exposición no debe centrarse tan solo en el sentido de la vista. No hay que olvidarse del sonido, dado que este ayudará a generar una ambientación adecuada y acorde a la presentación realizada.

    Elementos de lectura

    Desde vinilos hasta los folletos, acompañar una exposición de breves explicaciones que ayuden a contextualizarla y a conocerla en profundidad puede cambiar por completo la experiencia. El diseñador de exposiciones deberá decidir dónde colocar estos elementos y cuál es la forma más óptima de presentarlos.

    Vídeo

    Si la obra contiene elementos audiovisuales, habrá que escoger el dispositivo para reproducirlas, además de elegir dónde colocar el aparato para que su iluminación no afecte a la visualización. También se tendrá en cuenta que el espectador que esté observándolo no interfiera en el camino del resto, especialmente en caso de que sean vídeos de larga duración.

    Elementos decorativos

    Aunque estos no son obligatorios y no deben quitar el protagonismo a la obra principal, la decoración puede utilizarse para acompañar y enfatizar la obra expuesta. 

    ¿Qué tipo de exposiciones de arte hay?

    Según su temporalidad, las exposiciones pueden ser temporales, permanentes e intinerantes, teniendo en cuenta la facilidad de montaje y desmontaje que caracteriza a las exposiciones temporales e itinerantes.

    Entre los tipos de exposiciones más populares destacan las siguientes:

    • Exposición virtual: Se hace uso de la tecnología para generar un espacio inmersivo que atrape al espectador. Se suelen emplear desde grandes salas con diversos proyectores y grandes pantallas hasta experiencias con gafa de realidad virtual.
    • Exposición artística: La obra juega el papel protagonista en toda la exposición y el resto de los elementos la acompañan y realzan.
    • Exposición divulgativa: Son exposiciones con contenido educativo y divulgativo, por lo que se centran en enseñar al espectador. Suelen ir acompañadas de texto y elementos que aportan conocimiento sobre lo que se está observando. Los temas más frecuentes son la ciencia, la tecnología y la historia.

    Si quieres adentrarte más en el mundo del arte y ampliar tus conocimientos en el ámbito de la museografía, estudiar estudiar dirección y gestión de museos es la formación que estás buscando.