Facilitar el óptimo desarrollo de los más pequeños es una tarea importante tanto para papá y mamá, como para los profesionales de la educación. A través de actividades específicas será posible aprovechar sus capacidades al máximo y así fomentar su estimulación temprana. Pero, ¿en qué consiste estimular tempranamente a los niños? En el artículo de hoy te contaremos las claves principales para entender esta técnica y sus beneficios. No te lo pierdas y sigue leyendo. O, consulta el curso de psicología infantil e incrementa tus conocimientos en los métodos de atención temprana.

¿Qué es la estimulación temprana?

Es una técnica que motiva el desarrollo psicomotor de los niños, así como su desarrollo cognitivo. Esto se logra a través de actividades didácticas en donde además de divertirse, fomentan su proceso de aprendizaje.

La atención o estimulación temprana se debe hacer desde que nace el niño hasta la edad de 7 años. Esto es así porque durante esta etapa, los pequeños desarrollan su personalidad y la estructura del pensamiento. Por esta razón es que se utilizan las actividades estimulantes como método principal de acción. Dichas actividades tienen el objetivo principal de que el niño se desarrolle de forma autónoma e independiente. Además, de que desenvuelva correctamente sus habilidades sensoriales. sociales y el lenguaje.

¿Para qué sirve la estimulación desde edades tempranas?

Podemos decir que con la estimulación temprana se pueden trabajar varias áreas. Estas pueden ser la cognitiva, motriz, el lenguaje y el área socio-emocional. Cada una permiten al niño manejar diferentes aspectos, estos pueden ser:

  • Área del conocimiento o perceptiva. Ayuda a los pequeños a comprender, relacionarse y adaptarse a situaciones desconocidas. Todo esto a través del pensamiento y la interacción con objetos y el mundo en el que crece.
  • El lenguaje. Con la atención temprana se puede trabajar desde la infancia diferentes formas de expresión y comunicación. Así, el niño ganará habilidades para aprender a decir sus opiniones y emociones en su entorno.
  • El aspecto emocional y social. Estimular está área es muy importante para fortalecer sus experiencias afectivas. Así como para desarrollar la socialización del niño. Con esto reforzará su seguridad, se sentirá querido y apto para forjar relaciones con otros. Para trabajar esta área es trascendental crear un vínculo afectivo.

Ejercicios de estimulación temprana

Existen diferentes ejercicios para estimular a niños de diferentes edades y con diversos objetivos a trabajar. A continuación te presentamos algunas actividades para niños que tienen entre 3 a 4 años, con las que podrás estimular diferentes aspectos.

  • Ejercicios para estimular el motor grueso:  Párate frente a él o ella y camina de puntas. Pídele que te imite. También puedes, jugar a lanzar y cachar la pelota. Bótenla en el suelo e invítale a que la aviente contra la pared y la cache de regreso.  Otro juego es saltar con un solo pie, alternándolos y que salte con ambos pies siguiendo un camino. Igualmente, enséñale a sentarse en cuclillas. O,  inventen juegos para que salte, camine, corra o se pare de repente.  En otro ámbitos, puedes poner música para bailar juntos, con canciones que permitan coordinar los movimientos de su cuerpo con lo que dice la letra. Si hay otros niños y niñas de su edad, anímalos a que jueguen y a que ellos inventen movimientos o que escojan la música.
  • Actividades para trabajar el motor fino: puedes darle una hoja de papel y lápiz para que dibuje libremente. Pregúntale sobre lo que hace. Después, sin limitarlo, dibujen juntos objetos o personas. Puedes hacerle preguntas. Por ejemplo, ¿dónde van los ojos?, ¿cómo los dibujarías?). También puedes enseñarle a armar rompecabezas de 3 o 4 piezas. Tú puedes recortar alguna imagen en forma de rompecabezas. Cuando termine de armarlo, pídele que cuente una historia sobre la imagen. En verdad, puedes animarle a dibujar y a crear historias sobre sus dibujos. También, pueden armar su propio libro de cuentos. Ayúdale a recortar y pegar imágenes de revistas o periódicos para que vaya armando sus historias.
  • Ejercicios para estimular el lenguaje: Explícale para qué sirven los diferentes objetos o inventa juegos para clasificar objetos por color, tamaño o figura. Mientras juegan, pregúntale por qué lo hace de tal o cual forma. Si se equivoca, no le corrijas, mejor hazle preguntas que le ayuden a darse cuenta por sí solo. Otra cosa es que le puedes pedir que te platique lo que hizo ayer. Responde siempre sus preguntas y aclara sus dudas de manera sencilla.

Factores importantes para estimular a un niño adecuadamente

Como ya hemos mencionado, la atención temprana sirve para potenciar el completo desarrollo de los pequeños. Por lo tanto, hay que respetar su desarrollo individual, natural y su predisposición.

Lo primero es comenzar con la actividades que refuercen el vínculo emocional, algunos masajes y estímulos sensoriales. Después van los ejercicios para la motricidad gruesa, motricidad fina, la concentración y el lenguaje. Sin embargo, es esencial cuidar y proteger la iniciativa, la independencia y la autoestima del niño durante su aprendizaje.

No obstante, hay que tener en cuenta factores importantes para utilizar los estímulos a los que puedan estar expuestos. Por ejemplo, la diferencia de personalidad y habilidades de cada niño. Esto significa que cada uno tiene su propio ritmo de desarrollo y que su maduración dependerá de su sistema nervioso. Por lo tanto, no se debe hacer comparaciones, ni pretender que los niños evolucionen igual.

Otro factor a tomar en cuenta es no forzar al niño a hacer ninguna actividad. Esto conllevará a que rechace los ejercicios. Así que hay que aprender a interpretar lo que los pequeños quieren en ese momento. O, hacer las actividades a manera de juego. Los niños aprenden y asimilan nueva información si lo hacen jugando. Es bien sabido que el juego es la mejor manera para estimular a un niño.

Ahora que ya sabes en qué consiste esta técnica, solo queda recalcar que la estimulación temprana genera cambios positivos. Esto por la intensa plasticidad neuronal ocurrida en dicha etapa. Sin duda, su correcto aprovechamiento lo convertirá en un adulto con cualidades cognitivas que favorecerán su calidad de vida.

 

 

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies