+34 91 005 92 36 comercial@esneca.lat
  • Português
  • 0 elementos

    No cabe duda que una de las aptitudes comunicativas más importantes que un líder empresarial debe manejar es la inteligencia emocional en el trabajo. Saber percibir una situación complicada y accionar ante ello, siempre dirigiéndose a los demás de manera adecuada, es fundamental cuando se busca construir espacios y equipos de trabajo que den todo su potencial.

    Actualmente, los reclutadores empresariales contratan más a las personas que hayan desarrollado una alta inteligencia emocional. Por dicha razón, te presentamos este post para contarte más del tema, sus características y formas de desarrollarla en el ámbito laboral. Así que, toma nota y empieza a desarrollar la inteligencia emocional en distintas áreas de una empresa.

    Matricúlate a nuestra maestría en gestión de recursos humanos y en resolución de conflictos laborales y obtén todas las herramientas para potenciar el talento de tu equipo.

    ¿Qué es la inteligencia emocional en el trabajo?

    La inteligencia emocional en el trabajo es la facultad de identificar, gestionar y transmitir las reacciones que surgen en un espacio laboral. Y es que, como el estrés ocurre a menudo al tomar decisiones, una inteligencia emocional bien desarrollada por parte de los líderes y los empleados puede guiar hacia mejores respuestas, manteniendo siempre un ambiente saludable y respetuoso. En definitiva, las personas que tienen puestos directivos se benefician de la inteligencia emocional al ayudar a su plantilla a controlar el estrés y las emociones incómodas o experiencias negativas que atraviesen.

    No obstante, la inteligencia emocional sirve en todos los niveles. Así como proporciona herramientas a las personas para saber qué pasa con sus emociones, también potencia la empatía hacia quienes trabajan en el mismo espacio. Esto permite entender mejor lo que afecta a los empleados de una compañía para actuar de manera oportuna cuando se requiera.

    Características de la inteligencia emocional desarrollada en el trabajo

    Existen diversos factores que permiten saber si alguien practica su inteligencia emocional, especialmente en los entornos laborales. A continuación, te explicamos los cuatro pilares de la IE que se pueden reconocer:

    • Consciencia de uno mismo: cuando sabes reconocer tus emociones y el efecto que tienen en ti.
    • Iniciativa y acción: manejas tus emociones y te autogestionas en situaciones de alto estrés.
    • Empatía: reconoces y aceptas las emociones de los demás.
    • Gestión de relaciones: tienes la capacidad de influir, acompañar y dar consejos a otras personas.

    Conoce nuestras maestrías en gestión y dirección

    ¿Cómo fortalecer la inteligencia emocional en el trabajo?

    Tanto en el trabajo como en la vida, trabajar la inteligencia emocional es fundamental para seguir desarrollándote sin importar el área de especialización. No olvides que con una IE elevada analizarás constantemente el desempeño en cada proyecto, evaluarás los aciertos, fallas y tomarás nota de lo que podría ayudar a mejorar en trabajos futuros. Además, si pones empeño en desarrollar la inteligencia emocional, lograrás crear una herramienta potente con la cual harás buenas relaciones laborales.

    Según el libro de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, existen 5 características importantes que pueden reforzar la práctica de esta cualidad en el trabajo. Te las explicamos a continuación.

    Trabaja la autoconciencia emocional

    Una persona que practica el autoconocimiento entiende sus fortalezas y debilidades y sabe que sus acciones y palabras pueden afectar a los demás.

    Así, al evaluar los sentimientos y emociones que surgen por ciertas situaciones, las personas inteligentes de manera emocional entienden las influencias que tienen las relaciones con otras personas. Por tal motivo, una persona con consciencia de sí misma puede manejar la crítica constructiva y darse cuenta de cuando está desbordada por un sentimiento y lo que lo provocó.

    Un primer paso para desarrollar la inteligencia emocional en el trabajo y ser consciente de tu proceso interno es saber e identificar si un diálogo con un compañero o algunas dinámicas laborales te incomodan. ¡Vamos al siguiente paso!

    Transforma tus reacciones

    Una persona que desarrolla su inteligencia emocional actúa de manera calmada al momento de reaccionar ante situaciones incómodas, ¡sobretodo aquellas que se dan en el trabajo!

    Alguien que se autorregula emocionalmente puede explicar con madurez sus emociones; no se abruma con sus sentimientos y se expresa con moderación y control en la oficina.

    Si somos conscientes de las situaciones y las personas que sacan lo peor de nosotros, podremos validar, canalizar y trabajar la ansiedad, el enojo y la frustración.

    Potencia la automotivación

    Es importante ser una persona que se automotiva diariamente. Las personas con una motivación personal alta en sus labores tienen el impulso para alcanzar los objetivos sin tener que ser supervisadas. Incluso, son rescilientes y cuentan con un perfil de líder democrático y optimista, incluso en momentos complicados para la compañía.

    ¿Te gustaría saber más sobre este tema? Con nuestra maestría en recursos humanos aprenderás:

    • La motivación en la empresa.
    • Teorías de la motivación.
    • Tipos de motivación.
    • Estándares de eficacia.

    Convive con tu equipo de trabajo

    Lo mejor que puedes hacer para potenciar tu inteligencia emocional es convivir más con la gente de la oficina. Quienes tienen una inteligencia emocional alta suelen conversar de forma más eficiente, no solo porque saben comunicarse, sino porque también saben qué preguntar y se interesan genuinamente en lo que los otros dicen.

    Así que, si te sientes presionado o fuera de lugar en cualquier conversación, observa qué es lo que genera esa incomodidad, y si es importante, exprésalo con las personas con las que te sientes así.

    Por otro lado, si trabajas tus habilidades relacionales con tu equipo de trabajo, podrás dejar de lado los impulsos al responder, evitarás las discusiones innecesarias y desarrollarás más el respeto propio y a los demás.

    Evita los juicios

    Estudiar maestría en recursos humanos y gestión de conflictos laborales

    Una de las claves para potenciar la inteligencia emocional en el trabajo es no juzgarse. Esto significa que tu criterio no señale solo tus errores ni se enfoque en lo poco que has avanzado en tu desarrollo de inteligencia emocional. Esto va muy ligado al control de emociones.

    Si no sabes cómo contestar cuando estás bajo presión o cuando tienes un conflicto laboral con alguien, piensa que la solución tiene que ver con la paciencia y el análisis completo de la situación. Recuerda que la paciencia se aplica tanto a ti mismo como con quien tienes que resolver un asunto personal.

    En resumen, la inteligencia emocional en el trabajo es necesaria para tener una convivencia armónica y mantener un buen ritmo de trabajo. Recuerda que estos consejos, más allá de leerlos, debes ponerlos en práctica, ¡trabájalos mejor con nuestras maestrías en gestión y dirección!