Es común que con el paso de los años, las parejas se sientan desconectadas o que sus necesidades íntimas se vayan estancando. En ocasiones, en lugar de tratar de comunicar las inconformidades en calma, surgen discusiones que terminan en conflictos mayores. Es ahí cuando la terapia de pareja se vuelve una herramienta fundamental para buscar soluciones que mejoren el estilo de vida de los integrantes. Por ello, hoy te hablamos sobre esta terapia y todo lo que aporta a una relación. Así que, sigue leyendo o consulta nuestra Maestría en Mediación Familiar.

¿Cuándo se debe acudir a terapia de pareja?

Realmente, los expertos indican que las parejas deben acudir a terapia desde antes que se tenga la necesidad. La mayor parte de los problemas dentro de una relación surgen cuando no hay comunicación asertiva. Por eso, la terapia puede ayudar, proporcionando técnicas y herramientas para mejorar la resolución de conflictos.

Es como un aspecto integral que motiva a que cada pareja tome medidas preventivas para mantener su relación saludable. Si las parejas no trabajan sus puntos relacionales y emocionales, se vuelven frágiles y hay más posibilidad de que su relación se dañe. Así que, si consideras que faltan habilidades para gestionar mejor la relación y que no se vuelva tóxica, no dudes en contactar a un profesional.

¿Qué preguntas se hacen en una terapia de pareja?

Aunque cada terapeuta es diferente, hay algunos que siempre empiezan preguntando cuestiones generales sobre la relación. Además de los aspectos que esperan mejorar y las metas que quieren establecer.  Otros profesionales asignan tareas para que las parejas vayan trabajando en alguna área día con día antes de la próxima sesión.

Así mismo, los terapeutas suelen preguntar sobre temas de infidelidad, sobre problemas que incluyen el sexo, la comunicación, el dinero y decisiones como casarse o formar una familia. También, pueden ayudar si uno de de los dos tiene un problema que podría afectar su relación (como la depresión) o simplemente si se siente estancado.

Básicamente, la terapia ofrece a las parejas la posibilidad de negociar los cambios de la vida con mayor apertura. Y de respetar lo que una transición específica representa para cada cónyuge.

¿Cuál es la mejor terapia de parejas?

Antes de asistir a terapia de pareja, es muy útil analizar algunas opciones de diferentes terapeutas. Sin embargo, no sabrás quien realmente es el adecuado para tu relación hasta que se reúnan o tengan la primera sesión. Ahí observarán si se sienten en conexión o si es la persona indicada para ayudar a mejorar los problemas.

Muchos terapeutas organizan primero una llamada telefónica con la pareja para asegurar que tienen buena vinculación. Y ya cuando se reúnen de manera presencial, el profesional presta atención a su estilo de comunicación, la lógica de las preguntas y el enfoque en general. Un punto que no debes dejar pasar es que sea claro y explique adecuadamente las tareas que asigna y si tienen sentido para ti.

¿Cuánto tiempo dura una terapia?

La duración dependerá de la pareja y de los problemas que se vayan resolviendo. Para algunos, unas cuantas sesiones son suficientes para gestionar sus conflictos y reiniciar su relación. Otras, pueden durar años, y esto no significa que no hayan avanzado.

Lo más aconsejable es seguir con un terapeuta hasta que se hayan alcanzado los objetivos. También, hasta que la pareja se sienta plena y segura con las habilidades nuevas adquiridas para afrontar cualquier problema que aparezca en un futuro.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa