+34 91 005 92 36 comercial@esneca.lat
  • Português
  • 0 elementos

    ¿Alguna vez te has preguntado si los músculos del rostro deberían fortalecerse? La respuesta a esto es sí. Los músculos de la cara, como los del resto del cuerpo, si no se ejercitan, pierden fuerza y tonificación. Es necesario trabajarlos para aumentar su vitalidad y estimular su circulación sanguínea. Una gran forma de hacerlo es a través del yoga facial, una serie de rutinas con las que puedes disminuir arrugas y nutrir la piel de tu rostro. ¿Te gustaría saber cuáles son los ejercicios que se realizan en este tipo de yoga? Sigue leyendo, te lo explicamos a continuación. O, aprende profesionalmente sobre el rejuvenecimiento facial con nuestra Maestría en Medicina Estética Facial.

    ¿Qué es el yoga facial?

    Según Diana Borbón, abanderada del yoga y rejuvenecimiento facial natural en España, este tipo de yoga es una mezcla de ejercicios para tonificar los músculos faciales. Se compone de masajes drenantes, reflexología facial, masajes de jade y concentración en la respiración.

    Los ejercicios se enfocan en las expresiones y los movimientos de la cara. Son simples y te ayudaran a utilizar los músculos del rostro para obtener resultados naturales. Sus beneficios radican en la eficacia para combatir la flacidez de la piel. La razón de esto es que al practicar diariamente los ejercicios de yoga facial, percibes mayor tonificación y una piel más firme. Además de que previene la aparición de arrugas y libera el estrés de la cara, esta gimnasia mejora la circulación de la sangre y el oxigeno que circula por el rostro.

    ¿Cómo fortalecer los músculos de la cara?

    Lo ejercicios de la gimnasia facial y resistencia muscular deben comenzar desde el cuello hasta llegar a la frente. El objetivo es realizarlos diariamente, pero si es la primera vez que los haces, puedes empezar con cinco veces a la semana. Son solo 15 minutos, tres series de 15 repeticiones de cada ejercicio.

    La tonificación facial va dirigida a las personas de todas las edades, pero se recomienda iniciar su práctica a partir de los 30. Así se notarán los resultados en menor tiempo debido a que los músculos faciales no están tan debilitados, por lo que reaccionan rápido al método.

    Lo ideal es hacerla al final del día cuando se ha lavado e hidratado la piel para que el masaje se realice mejor. A continuación, te presentamos los mejores ejercicios del yoga facial.

    Yoga facial para fortalecer cuello

    Este ejercicio levanta y tonifica los músculos del cuello y reafirma la piel para que se desvanezcan las marcas. Lo primero que debes hacer es mirar hacia el frente. Después, girar la cabeza hacia la derecha hasta que quede alineada con el hombro derecho. En esa posición, debes inclinar hacia atrás y mantener la postura entre 10 segundos. En seguida, vuelves a la posición inicial y repites el movimiento hacia el lado izquierdo. Puedes hacer tres repeticiones en cada lado.

    Para complementar la tonificación del cuello, debes trabajar la mandíbula inferior con otros movimientos. De nuevo mirando hacia delante, pones las puntas de los dedos en la parte superior del cuello. Así, los mueves hacia abajo, mientras inclinas la cabeza hacia atrás. Vuelves a la primera posición y repites dos veces más. Después, con la vista hacia adelante, sacas el labio inferior hacia fuera todo lo que puedas, mientras pones los dedos sobre el mentón. Deberás mantener la postura durante cuatro respiraciones profundas.

    Ahora bien, para eliminar la papada, enrolla una toalla y colócala debajo de la barbilla. Después, levanta la mandíbula hacia arriba y desliza la toalla por debajo de la mandíbula. Mantén la tensión durante 6 segundos y luego relaja, repite 3 veces.

    Gimnasia facial para disminuir las líneas de la boca

    Con este tipo de yoga facial trabajarás la parte inferior para disminuir las líneas expresivas alrededor de la boca, los surcos nasolabiales y las mejillas. En primer lugar deberás ocultar los dientes con los labios y poner la boca como si dijeras la letra o. Al mismo tiempo, sonríe ampliamente, mientras los labios cubren los dientes. Si tus ojos empiezan a arrugarse, estíralos con las manos. Repite el ejercicio seis veces. A continuación, mantén la sonrisa, pon el dedo índice en la barbilla y mueve la mandíbula hacia arriba y hacia abajo. Por último, inclina lentamente la cabeza hacia atrás. Relaja y repite dos veces más.

    Otro ejercicio que puedes hacer es recorrer con la lengua la parte interior de los labios tres veces. Repítelo en la dirección opuesta y traga.

    Tonificar pómulos y óvalo facial

    Al ejercitar el óvalo facial se trabaja la parte de la mandíbula que duele al presionar los dientes. Es decir, se reduce el bloqueo producido por estrés. Así que, lo único que debes hacer es pellizcar suavemente la línea de la mandíbula debajo de la barbilla con los tres primeros dedos de ambas manos. Presiona y suelta tres veces hacia las orejas. Después pon los pulgares juntos en el mentón, arrástralos a lo largo de la línea de la mandíbula y aléjalos uno del otro tres veces. Cuando llegues a las orejas, levántalos y empieza otra vez. Repite tres veces.

    Para marcar tus pómulos, hincha las mejillas con aire, golpea suavemente con las yemas de los dedos sobre ellas y echa todo el aire suavemente. Repite tres veces.

    Yoga para contorno de ojos

    Este ejercicio es muy fácil, solo debes crear la forma de unas gafas con los pulgares y con los índices. Así, colócalos sobre el contorno de los ojos y tensa la piel de arriba y de debajo de la zona. Mantén esta tensión y parpadea de 10 a 20 veces. Relaja y repite tres veces.

    Ahora bien, para eliminar las patas de gallo, pon tus dedos en las sienes y procura que estos lleguen hasta arriba de las orejas. Después, abre la boca y desplaza la mandíbula de adelante a atrás. Deja la tensión 10 segundos y luego relaja.

    Otro ejercicio para trabajar el contorno de ojos es el de la “V”. Forma una “v” con los dos dedos y ponlos en ambos lados de los ojos ejerciendo presión. Mira hacia arriba y entorne los ojos. Después, relaja y repite 6 veces más. Cuando termines, ciérralos con fuerza durante 10 segundos, ábrelos y relaja.

    Frente lisa con yoga facial

    Coloca los dedos de ambas manos sobre la frente, intenta que toda la palma este en ella y que las puntas de los dedos se toquen. Presiona hacia arriba y siente que las cejas, los párpados y los músculos de la frente se tensan. Mantenlo así durante 6 a 10 segundos y, a continuación, relaja dicha parte.

    Algo muy importante es que debes terminar esta rutina de yoga facial con un masaje de relajación. Para ello, debes poner las yemas de los dedos sobre los huesos de la mandíbula inferior haciendo una presión suave y realizando círculos. Puedes masajear todo el rostro y tu zona de la nuca. Y ya está, has trabajado adecuadamente los músculos de tu rostro.

     

    ¡Celebra la Black Week con nosotros! Te regalamos 60$ para tu matrícula. CUPÓN: BLACK60

    X