+34 91 005 92 36 comercial@esneca.lat
  • Português
  • 0 elementos

    La música es un componente de nuestras vidas tan elemental, que no solo puede ser usada para nuestro entretenimiento. La música nos libera del estrés, nos transporta a otros mundos e incluso nos ayuda a controlar nuestras emociones. Todo esto es muy bien conocido por la gran mayoría de la gente. Sin embargo, probablemente no sepas que la música puede ser usada para el tratamiento de una adicción. ¿Quieres saber cómo la aplican los profesionales? Sigue leyendo, te contamos todo a continuación.

    ¿Qué es una adicción?

    Para que puedas entender el papel de música en el control de las adicciones, es importante que sepas primero de qué se trata. Es importante que estés consciente de que este término no se refiere a un estado mental que puedas controlar. Se trata de un problema más grave y crónico que puede ser equiparado con un padecimiento.

    De hecho, existe un gran número de adicciones que solo pueden ser tratadas con medicamentos y terapias. En estos casos, el nivel de dependencia que el paciente ya ha desarrollado es elevado. Similarmente, existen situaciones donde el paciente no desarrolla tanto apego u obsesión y la terapia es suficiente para ayudarle a salir de la adicción en cuestión.

    Pero ¿qué es entonces una adicción en sí? Puede definirse como una enfermedad crónica y perniciosa que consiste en la práctica de hábitos dañinos. La manifestación de estas conductas puede tener distintos niveles de arraigo en la vida del que la sufre. Además, resalta el hecho de que el adicto no es capaz de controlar dichas conductas.

    En algunas ocasiones, la vida entera del paciente o adicto gira en torno a sus adicciones. Esta puede llegar a ser tan fuerte que lo aleja de su círculo social y cambia su estilo de vida. Bajo condiciones extremas, la salud del adicto se ve comprometida y este pierde su vida ante ella.

    ¿Cuáles son los tipos de adicción?

    Partiendo del hecho que toda afición desmesurada tiene una base biológica, podemos decirte que estas se suelen manifestar en diversas formas. A pesar de esto, debes saber cada una presenta un proceso similar. Dicho esto, considera que las adicciones pueden ser:

    1. Adicciones de conducta. Son conductas repetitivas y malsanas que provocan un placer intrínseco en el adicto. No dependen del consumo de ninguna sustancia, sino de la exposición a situaciones que generan bienestar temporal en el paciente. Entre las más comunes se encuentran la ludopatía, la hipersexualidad, el trabajolismo (del inglés workaholic) y la codependencia.
    2. Adicciones de ingestión química. Se refiere al uso de sustancias que desencadenan en el organismo procesos biológicos. Estos suelen generar en el paciente algún tipo de placer o confort. Como ejemplo de estas, podemos mencionar al alcoholismo, a la drogadicción y al tabaquismo.
    3. Adicciones relacionadas con trastornos alimenticios. Estas adicciones se manifiestan por la atracción desmedida a ingerir alimentos o a no ingerirlos. Son desórdenes que se relacionan con la falta de disciplina o regularidad en el consumo de alimentos o bebidas. Considera a la anorexia, la bulimia y la hiperalimentación como ejemplos de este tipo.

    Como bien pudiste observar, las adicciones son altamente peligrosas y necesitan ser erradicadas de nuestras vidas. Afortunadamente, hay en la actualidad una gran variedad de medicamentos y terapias que han mostrado ser efectivos para eliminarlas.

    ¿Cómo influye la música en las adicciones?

    Para que comprendas de una forma más general cómo influye la música en las adicciones, es preciso que profundicemos un poco en conceptos sobre el cuerpo humano. El aparato hormonal del ser humano funciona como un sistema de recompensas. Cuando algo positivo ocurre dentro del cúmulo de emociones que experimenta una persona, el cerebro segrega algunas sustancias específicas.

    Estas sustancias reciben el nombre de dopamina y endorfinas. La acción de dichas sustancias genera una sensación de placer o euforia. Esto depende de la cantidad y la frecuencia con que el cerebro las segrega. Desde este punto de vista biológico, las adicciones no son más que la dependencia que el organismo entero desarrolla a la presencia de endorfinas y de la dopamina.

    Ahora bien, el escuchar música causa un efecto similar a sustancias y eventos adictivos. Esto se debe a que, al percibir la música, tu cerebro también se estimula y puede llegar a segregar las mismas sustancias. Con esto en mente, es entendible el por qué algunos terapeutas usan la música en el combate a las adicciones. La terapia es bastante interesante y te la explicamos a continuación.

    ¿Cómo funciona la musicoterapia para adicciones?

    El uso de la música como remedio contra las adicciones se basa en la idea de que los sonidos armoniosos provocan reacciones agradables al oído humano. Estas sensaciones de placer llevan al cerebro a un estado que le permite segregar dopamina y algunas endorfinas.

    Un paciente adicto, cuando es retirado de su fuente de adicciones, suele sufrir mucho. Esto obedece a que su organismo ya desarrolló un alto nivel de dependencia a las endorfinas y dopaminas asociadas a su vicio.

    La música, al ser una fuente no invasiva, puede utilizarse como sustituto de aquellas sustancias o actos que causan esta obsesión desmedida. Durante estas sesiones de terapia, el paciente se somete a ejercicios musicales que lo ayudan a restablecer su desorden emocional.

    Lo anterior ocasiona que su cerebro entre en estado adecuado de segregación de endorfinas y dopamina bajo un entorno controlado. Esto ayuda a que el paciente no resienta tanto la ausencia de su objeto de obsesión. La exposición continua a esta práctica en conjunto con terapia psicológica adecuada y medicamentos ayuda eventualmente a la rehabilitación total.

    ¿Dónde aprender musicoterapia?

    Si tu interés está en la educación en línea, tenemos la solución para ti. Aquí, en ESNECA BUSINESS SCHOOL tenemos la maestría en musicoterapia online para que puedas acceder a ella desde donde te encuentres.

    Nuestro pack formativo permite conocer la introducción a la música, los fundamentos de la música, la fisiología y anatomía de la audición. De la misma manera, esta maestría facilita la asimilación de conocimientos sobre la figura del musicoterapeuta, los modelos de musicoterapéuticos, la musicoterapia en niños, en geriatría y gerontología. También, enseña sobre los tratamiento con musica aplicados en trastornos y enfermedades, la danzaterapia y otras disciplinas musicales.

    Además, al final de cada unidad didáctica encontrarás ejercicios de autoevaluación que le permitirán hacer un seguimiento del curso de forma autónoma.

    ¡Anímate a estudiar esta maestría y sácales mayor provecho a tus conocimientos para ayudar a la gente que tiene una adicción! ¡Te esperamos!